Aumentan refugiados en PR por terremotos

San Juan. Puerto Rico continúa sufriendo las consecuencias de una actividad sísmica que no cesa, causa de un aumento de los miles de refugiados que duermen en las calles por temor a nuevos temblores en la isla, con una economía cada día más castigada.
El territorio caribeño sigue este domingo registrando réplicas del terremoto del pasado martes, de magnitud 6.4, que dejó un muerto y cientos de estructuras dañadas, razón por la que siguen fluyendo hacia los refugios los ciudadanos, muchos cuyas casas se mantienen intactas pero que temen derrumbes por la intensa actividad sísmica. Los terremotos registrados durante estos días tienen una intensidad poco habitual en Puerto Rico, donde el más relevante del que se tienen datos es el 1918, que alcanzó una magnitud de 7.1.

La situación, cuando nos acercamos a cumplirse una semana del primero de los sismos de intensidad, el lunes 6 de enero, sigue sin resolverse por la incertidumbre que mantiene a la población del suroeste de la isla en constante alerta a la espera de que, finalmente, la tierra deje de temblar.




Con el paso de los días aumentan las personas que se dirigen, presa del pánico, a los refugios en el suroeste, puestos en marcha en polideportivos y escuelas, para pernoctar en la calle en dormitorios improvisados.

El director de la Red Sísmica de Puerto Rico, Víctor Huérfano, ha resaltado que es normal que las réplicas se produzcan y que lo van a seguir haciendo durante, al menos, la próxima semana, unas aclaraciones que no han servido para calmar a la ciudadanía. El Servicio Geológico de los Estados Unidos informó de que el sismo de magnitud 6 que sacudió la isla la mañana del sábado provocó un cambio en su pronóstico a siete días vista. La agencia federal estadounidense estima ahora que existe un 12% de probabilidad de que se produzca una réplica de magnitud 6 durante la próxima semana.

La economía está paralizada en suroeste

A la complica situación humanitaria se suman los efectos económicos, que cada día que pasan son más importantes dada la práctica paralización del suroeste de Puerto Rico.

Comercios, hoteles, negocios, clínicas y un largo etcétera de establecimientos llevan casi una semana sin operar y no se sabe cuándo se estabilizará la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *